Agroponiente es una empresa innovadora y pionera

Cuando llegó a Agroponiente, hace nueve años, ya contaba con experiencia en el sector, aunque hoy Virtudes López posee un perfil muy diferente. Han sido nueve años en los que esta ejidense se ha formado, ha emprendido nuevos caminos profesionales y ha crecido junto con la propia empresa.

Gracias a ello, ha pasado de ser Jefa de Línea en Guardias Viejas a Jefa de Almacén en el centro de Agroponiente Berja. “La verdad es que han sido nueve años muy intensos aquí en la empresa, en los que he aprendido mucho, he encontrado nuevos retos y, sobre todo, me he sentido siempre muy arropada y ayudada, tanto por la propia empresa como por mis compañeros. Tengo que confesar que considero que he tenido mucha suerte con la gente con la que comparto trabajo”.

Nueve años en los que ha tenido tiempo de conocer profundamente Agroponiente, de vivir su filosofía corporativa e impregnarse de su manera de entender el negocio hortofrutícola. Para ella, “Agroponiente es una empresa innovadora, que siempre va por delante de las demás en el sector y que marca tendencia. En estos nueve años, la empresa ha cambiado mucho y siempre a mejor. Siempre he percibido en los responsables de la empresa el deseo de innovar para mejorar las condiciones de nuestros agricultores y el servicio al cliente. Nunca ha habido miedos en ese sentido, a pesar de que algunas de las innovaciones suponían una importante incertidumbre”.

virtudes-lopez-eco
Virtudes López, jefa de Almacén Berja con la marca ecológica de Agroponiente.

Agricultor, cliente… y empleado
Agricultor y cliente son dos palabras que se repiten en el discurso de Virtudes, como piedras angulares de la filosofía de la empresa. “El agricultor es la clave y todos en la empresa lo sabemos. Con él tenemos un trabajo muy intenso de comunicación, puesto que nuestra responsabilidad es trasladarle lo que quiere el mercado y velar porque, efectivamente, se cumplen esas peticiones. El diálogo en ese proceso es fundamental, pero el agricultor comprende bien nuestro trabajo y es consciente de que perseguimos lo mejor para él”, asegura.

Sobre el cliente, afirma que “nuestro deber es hacer lo posible por responder a sus demandas, que en ocasiones no son posibles, pero aun así lo intentamos. Lo que percibo es que el cliente de Agroponiente está satisfecho con el servicio que se le presta y con el estándar de calidad que se consigue en producto”.

Pero hay otro factor que también destaca Virtudes y es el propio empleado de Agroponiente. “Se percibe una gran unidad en la empresa, un equipo que rema en la misma dirección, que comparte los objetivos y que sabe cómo conseguirlos. Ello no puede conseguirse si no a través de dos acciones fundamentales: por un lado, la formación de los trabajadores y por otro, el trato que se recibe en la empresa. Trabajamos en una empresa en la que el trato al profesional es muy bueno y eso se traduce en un gran clima entre los trabajadores y, en consecuencia, en los resultados. Además, me gustaría resaltar cómo Agroponiente ha implantado desde hace mucho tiempo una política de igualdad entre sus trabajadores. Eso dice mucho de la empresa”.

Mujer de retos
Hace unos meses, recibió el encargo de la jefatura de Almacén en Berja, una instalación en la que trabajan 84 personas, entre mozos, envasadores y personal de entrada y salida. Y, como mujer de empresa que es, aceptó a pesar de saber que “era un reto complicado y que suponía muchos cambios para mí. Y la verdad es que estos meses han confirmado que era, efectivamente, un gran reto. Es un trabajo mucho más complejo y plagado de responsabilidades, pero la empresa confió en mí en ese momento y creo que se está desarrollando el trabajo en la línea que se planteó”.

Hoy, Virtudes dirige un Almacén estratégicamente muy importante para Agroponiente, puesto que es en Berja donde se concentra la confección del producto ecológico. Para ella, “el trabajo con producto ecológico supone un cambio muy importante en un almacén. Es un producto más delicado, con más exigencias por parte del mercado y con otro tratamiento diferente al del producto convencional. Sin embargo, el reto es apasionante, puesto que nos encaminamos a una línea de trabajo que va a ser muy beneficiosa para todos y en la que ya estamos dando pasos firmes”.