En Agroponiente se da prioridad a la promoción interna

Hace ‘nada más y nada menos’ que 20 años que llegó a Agroponiente para trabajar como envasadora. Desde entonces ha manejado máquinas traspaletas y flejadoras, ha ocupado puestos de documentación de salidas, administración y contabilidad, logística y comercial. Hoy habla tres idiomas (castellano, italiano y francés) y realiza su labor dentro del Departamento Comercial, especializada en las operaciones con Italia y Francia.

Verónica Belmonte, nacida en Fernán Pérez (Níjar, Almería) es un ejemplo muy evidente de la evolución profesional que propugna Agroponiente dentro de la compañía. Aquel viejo lema de “cuando se busca un perfil profesional, se da prioridad a la promoción interna” se ejemplifica a la perfección en ella.

“Han sido muchos años de una evolución grandísima, tanto de la empresa como de mí misma. Cuando empecé no había ni la mitad de máquinas, ni nada de lo que hay hoy. Apenas había ordenadores. Hemos crecido en personal, los departamentos están más y mejor organizados. Antes todo el mundo hacía casi de todo y ahora existe una coordinación y organización muy profesional y eficiente”.

Ejemplo de formación y evolución
La formación es, sin duda, la piedra angular de esta evolución profesional y promoción interna de la que habla Verónica Belmonte y, como ella constata, “ha habido que trabajar mucho en formación, en organización en múltiples campos. Personalmente he evolucionado muchísimo, con idiomas, informática, etc. Pero no sólo yo: el resto de trabajadores también”.

“Yo soy nijareña y, cuando entré en Agroponiente, era de las pocas empresas de la zona que tenía almacén de confección, con unas 20 trabajadoras. Ya entonces era una empresa pionera y avanzada en muchos conceptos. Todo eso se ha confirmado con el tiempo”, recuerda.

veronica-belmonte
Verónica Belmonte, del Dpto. Comercial, en la subasta del centro de Níjar.

Sobre su propio caso personal, Verónica no sabe “si soy un ejemplo, pero estoy agradecida con la oportunidad que me han dado. No todo el mundo puede decir que lleva 20 años en la misma empresa. La evolución ha sido muy grande para mí. El papel que yo he ido jugando es el resultado de unos 19 o 20 años. Aquí el que quiere puede”.

Una empresa de prestigio
Su posición en el departamento comercial y en relación con diferentes países le otorga una posición privilegiada acerca de cómo se ve a Agroponiente desde el mercado. Reconoce que “la percepción de la compañía en los mercados es muy buena. Estamos más capacitados para llegar a cualquier tipo de mercado. Agroponiente es una referencia de empresa grande, solvente y eficaz en toda Europa. Los clientes ven a Agroponiente como un referente en el mundo hortofrutícola. Con tantos centros de recogida y la evolución que hemos tenido en el campo, estamos preparados para afrontar cualquier tipo de reto que nos planteen los clientes”.

Habla, Verónica, en realidad, de las crecientes demandas de los clientes y los mercados, con más especialización y singularización en sus necesidades: “Estamos capacitados y preparados para afrontar cualquier tipo de confección que nos solicitan, hacemos confección directa en campo, tenemos un magnífico servicio de transporte, nos situamos en el horario y momento que nos pidan en cualquier punto, por difícil que sea. La agilidad, solvencia y capacidad de respuesta de Agroponiente hoy en día es difícil de superar”.

Competitividad
Eso sí, Verónica reconoce que la situación internacional del sector no es sencilla. “Está todo muy difícil en los mercados, porque el tema meteorológico está influyendo mucho. Hace mucho calor y todos los países producen. Así es difícil ser competitivo. Hay países que trabajan a costes inferiores a los nuestros”, advierte.

“Indudablemente -añade-, hay que seguir trabajando para continuar en la cúspide y ofrecer siempre más y mejor que los demás. Ser competitivos es la clave y la llave del futuro”.