La elección del momento de corte en melón y sandía lo es todo

El año que viene cumplirá una década trabajando en el Departamento Técnico de Agroponiente. Como quien dice, parece que fue ayer cuando, en verano de 2007, cuando se imponía la lucha integrada en el cultivo de pimiento de forma masiva, aterrizó Ángel Plaza en la empresa. Una lucha integrada que llegaba “debido al fracaso que supuso la lucha química contra ciertas plagas y a los problemas de residuos que motivaron la crisis del año anterior”. Todo ello en una empresa, Agroponiente, que para él es, hoy en día, “una opción que manejan casi todos los agricultores del campo. Posee una gran potencia comercial y trabaja diariamente para que toda la producción de sus agricultores se venda en los mejores mercados y en las condiciones más favorables y mejores”.

Fue su primera experiencia en el sector agro y hoy día continúa al pie del cañón: “Es difícil de resumir el trabajo de los técnicos de Agroponiente. Mi trabajo tiene unos objetivos muy variados y alcanzarlos conlleva diversas tareas. Yo creo que el más importante es conseguir que las hortalizas de nuestros agricultores lleguen a la empresa con las mejores condiciones y cualidades posibles para que Agroponiente pueda comercializarlas en cualquier parte de Europa en las situaciones más ventajosas”.

Para conseguir tal fin, Ángel y el resto de técnicos del Departamento se afanan en “vigilar la seguridad alimentaria de las hortalizas que pasan por Agroponiente para proporcionarles el carácter de inocuidad, un control fitosanitario de las partidas, planificar con los agricultores la campaña sobre todo de las especialidades como pueden ser el pimiento Palermo o la sandía Fashion, certificar fincas puesto que una finca certificada posee mayores posibilidades de venta y, por su puesto, un asesoramiento agronómico que pueda ayudar a los agricultores en materia de abonado, pesticidas, variedades, etc”.

angel-plaza-sandia-melon-agroponiente
Ángel Plaza con el melón Bombón de Agroponiente.

Llegar al campo

Ángel se muestra muy integrado con los agricultores con los que trabaja cada día codo con codo. “Los técnicos penetramos en el campo como las raíces en el suelo. Tenemos una funcionalidad bidireccional, canalizando las preocupaciones inquietudes y posibles dificultades que se les presentan a los agricultores y a las cuales la empresa puede aportar soluciones; y en la otra dirección, trasmitir y satisfacer en el campo las solicitudes de la empresa para una mejor venta de la producción”.

Como ejemplo de esa relación, Ángel habla de la “planificación de cultivo. Cada vez es más frecuente que los clientes pidan a la empresa en junio el listado cerrado de agricultores con los que se les va a servir pepino Almería a partir de septiembre. Por supuesto estos agricultores deben ser certificados. Por cierto, un certificado que para los agricultores que quisieran incorporarse a la certificación tardaría 5 o 6 meses en entrar en vigor. Este listado del que hablábamos es inmutable, no se modifica en toda la campaña y ello no solo ocurre con el pepino”, de ahí que el departamento técnico “haga tanto hincapié en el campo a que los agricultores planifiquen y comuniquen al departamento sus cultivos, y certifiquen sus fincas, esto permitiría a la empresa dar un mejor servicio a los clientes con el consiguiente beneficio para todos”.

Dalías y Alpujarra

El Departamento Técnico de Agroponiente divide el trabajo de los técnicos de manera geográfica- El área de trabajo de Ángel se reparte entre la Sierra, Berja, Dalías, Ugíjar, Alhama, Canjáyar y municipios cercanos. En Berja que es donde está el grueso de las explotaciones y se caracteriza por el cultivo de pimiento. Allí las plantaciones son tempranas sobrevenidas por el rigor del invierno. Por supuesto que también se dan cultivos como el calabacín, berenjena, judías, coles, etc. Como cultivo de primavera destaca la sandía. Para mí es una zona privilegiada, aún tiene esa esencia del campo, se pueden ver fincas de naranjos, olivos, almendros, y hortalizas al aire libre. Es una zona muy bonita para trabajar y con un potencial enorme para el cultivo ecológico”.

Cada día trabaja visitando sus fincas, estudiando con ellos las mejores medidas y acciones para obtener el mejor cultivo y se preocupa por sus cultivos. Afirma que “los agricultores disponen para trabajar de un suelo, una estructura y agua… Tienen que medir esos parámetros y tomar las decisiones en consecuencia, a corto plazo sobre el cultivo y a medio plazo sobre las inversiones en la explotación. No se puede tener roto el termómetro del invernadero, o llevar 5 años sin un análisis de suelo”.

angel-plaza-melon-bombon
Ángel Plaza con el melón Bombón de Agroponiente.

Adaptación y campaña de Primavera

Hablando de agricultores, para Ángel Plaza, la capacidad de adaptación a los cambios es muy importante. “Yo haría la distinción entre agricultores que se adaptan rápido a los cambios los que son más cerrados a ellos. Siguiendo el ejemplo anterior, la comercialización en nuestro campo ha ido cambiando y cada vez es más apremiante el planificar los cultivos con la comercializadora y colaborar con ella a la hora de confeccionar los calendarios. Los tiempos en los que se vendía todo a todos se acaban”, asegura.

Finalmente, Ángel nos habla de la campaña de Primavera que ya ha comenzado, la campaña de melón y sandía, en la que la elección del momento idóneo de corte “lo es todo, ya que significa que los clientes compren melón y sandía de Almería o se vayan a otra parte. Y hace ya años que agricultores, empresas y administración tienen muy claro la necesidad de que estos productos lleguen a los mercados al gusto del consumidor y que tengan el grado de maduración y el sabor que se espera de ellos. Gracias, entre otras cosas, a esta calidad que supone no cortar en verde, Almería es una de las principales productoras y exportadoras de melón y sandía de España y de Europa. Y debemos de seguir en alerta esta campaña, porque el prestigio y la fidelidad de los consumidores de nuestros melones y sandías está en juego”.