Para conseguir la mejor calidad hay que conocer el cultivo

Mari Carmen es agricultora. Agricultora y madre; y esposa; y empresaria; y otras muchas cosas más. Con 48 años, lleva toda la vida en el campo, su ‘hábitat natural’, del que más entiende y donde se siente más a gusto. Junto a su marido, Daniel Moreno, y sus dos hijos, Daniel y Álvaro, gestiona cinco hectáreas de terreno dedicados fundamentalmente al cultivo del Pepino Almería en la primera plantación de cada campaña, y calabacín y melón en la segunda. “Es la cantidad de tierra que podemos llevar la familia, no queremos más”, nos cuenta.

De pequeña “ya cogía judías con mi madre” y desde entonces ha estado siempre pegada a la tierra, habiendo conocido el cultivo de tomate, pimiento, calabacín, melón, sandía, berenjena o judía. Sin embargo, “nos consideramos especialistas en pepino: un cultivo difícil en verano, pero que conociéndose a fondo y cuidándolo durante todo el día te da satisfacciones, porque es al que mejor calidad le sacamos”.

cultivo-mari-carmen
Cultivo de Pepino Almería de nuestra agricultora Mari Carmen.

Mari Carmen emplea el término ‘calidad’ y especifica que “para conseguirlo hay que ser detallista con todos los procesos, estar permanentemente encima, conocer el cultivo y saber lo que necesita la planta para que el fruto se desarrolle correctamente. Son muchos aspectos y cada uno tiene su correcta forma de desarrollarse. En el riego, por ejemplo, es importante que los pepinos estén bien hidratados, a la hora correcta, por ejemplo en verano temprano para que no haga mucho calor. Más ejemplos: hay que tener cuidado al quitar las hierbas para no arrancar raíces y también de que no cojan viento de Levante. Los pepinos son como un niño pequeño: requieren sus mimos”.

La agricultura, a nadie se le escapa, es un trabajo duro y sacrificado, pero que también ‘engancha’. Mari Carmen reconoce que “si quieres cultivar con calidad y que las cosas salgan bien, hay que estar todo el día pendiente de la planta, dándole lo que te pide en cada momento. Hay muchos riesgos que no son fáciles de controlar, como el clima, el granizo, el viento y todas las inclemencias meteorológicas. Pero nosotros somos agrucultores de toda la vida, ésta es nuestra vida y nos gusta. Hemos llegado a pasar temporadas en las que prácticamente no salíamos de la finca en todo el día. Entendemos bien al pepino”.

mari-carmen-rodriguez-paco
Nuestra agricultora, Mari Carmen y nuestro responsable de zona, Paco.

Mari Carmen y Daniel llevan ya seis campañas en Agroponiente. “Anteriormente éramos agricultores de cooperativa, pero en Agroponiente hemos encontrado el buen trato que buscamos, la seguridad necesaria y el saber en cada momento el precio al que liquidamos cada día. Para nosotros, eso es fundamental. Es una empresa formal, en la que no hay miedo a cosas raras, sobre todo en cuanto a cobrar, y que además siempre está ahí cuando la necesitas”, asegura nuestra agricultora.

La importancia de cumplir la norma

La familia Moreno Rodríguez nos recibe en su invernadero, y en todo momento, tanto Mari Carmen como Daniel se muestran muy concienciados de la responsabilidad que supone la actividad agrícola. “En toda Europa hay gente que se alimenta con lo que nosotros cultivamos. Por eso es muy importante estar siempre al tanto de las normas, sabiendo qué se puede hacer y qué no con el producto. Es más, nosotros somos los primeros que consumimos lo que producimos y por eso tiene que ser de máxima calidad”.

Para Mari Carmen, “afortunadamente hay muchos controles y ahora hay una gran seguridad con la producción agrícola. Anteriormente ha habido agricultores que han cometido barbaridades y por eso son necesarios los controles. Nosotros los vemos muy positivos, porque estamos hablando de algo tan serio como la alimentación de las personas. En Almería, la concienciación sobre este tema, es total.