Que la información fluya entre el campo y los mercados es clave

Desde hace ya casi una década, Juani Navarro Lozano (Ingeniero Técnico Agrícola) pertenece al Departamento Técnico de Agroponiente. Ha sido, por tanto, testigo de la evolución de la empresa en el último tercio de su historia y es un ejemplo más de la estabilidad por la que la empresa apuesta en su estructura profesional: personal experto y preparado, que alcanza un profundo conocimiento de su labor y de la compañía y que se impregna de su filosofía corporativa con el paso de los años.

Planificación de cultivos, certificación de fincas, visitas y constante asesoramiento a agricultores, control de los cultivos, trasladado de la información del campo a la empresa para confeccionar previsiones lo más fidedignas posible y también de los mercados hacia el campo para conseguir un producto que se adapte lo mejor posible a las demandas de los clientes: éstas son algunas de las labores principales que, como integrante del departamento técnico, lleva a cabo día a día.

juani-agroponiente
Juani Navarro, Ingeniero Técnico Agrícola de Agroponiente.

La información, clave

“Indudablemente, se trata de labores útiles para el agricultor y para la empresa. Agroponiente es una empresa que orienta su labor, en buena manera, hacia el objetivo de que el agricultor obtenga el mayor beneficio por su producto. Una de las formas de cumplir ese objetivo es trabajar sobre la calidad y la satisfacción de las demandas de los mercados. Nosotros, los técnicos, somos, entre otras cosas, un canal de comunicación entre el mercado y el campo”, afirma Juani, que es, según todos los que conocen su trabajo, una enamorada de él.

Para Juani Navarro, “las dos partes de la cadena comercial, del sector, la producción y la comercialización, son beneficiados por el hecho de una buena comunicación entre ambos. Y nosotros, junto a otros departamentos de la empresa, nos encargamos de que esa comunicación sea fluida, veraz, ágil y solvente. El agricultor se beneficia de conocer las necesidades de los clientes y también de enviar a la empresa la información de su cultivo, lo cual permite encontrar con tiempo los mejores nichos para el producto. En este último sentido, la trazabilidad es fundamental”.

Colaboración

Toda esta labor diaria de los técnicos de Agroponiente hace que su interlocutor principal, cada día, sea el propio agricultor: “trabajamos con ellos día a día, minuto a minuto; conocemos sus explotaciones, sus necesidades, sus plazos, sus ciclos y toda la información de sus cultivos. Es nuestra obligación y una herramienta clave para que todo el proceso fluya y sea óptimo. El agricultor sabe de la importancia de esa colaboración y, sin duda, la afronta con el mayor espíritu de equipo”.

Ilusión en el arranque de campaña

Arranca la campaña y todos, técnicos y agricultores, como el resto del equipo, se ponen en marcha “con la misma ilusión que en la vuelta al cole. Prima la ilusión, las ganas de afrontar una campaña positiva. El agricultor tiene una grandísima capacidad para olvidar la campaña anterior y centrarse en el día a día, en su trabajo, que afronta con pasión y siempre con ganas e ilusión”.

Juani advierte de que “ha habido algunos cambios de un cultivo a otro, en función de los resultados del año anterior”, pero matiza que “son muy pocos. La generalidad de nuestros agricultores son expertos en determinados productos y no suelen cambiar. Son profesionales con muchos años de experiencia y saben que apostar por el producto que mejor domina es, a la larga, la mejor inversión. Eso, indudablemente, es muy bueno para la empresa y para nuestros clientes, porque asegura un conocimiento profundo de cada producto por parte de cada agricultor en cuestión”.