Tenemos que mirar los intereses de ambos, agricultores y clientes

Acaba de cumplir 26 años de trabajo en Agroponiente y ello ha coincidido con un cambio importante en su desarrollo profesional en la compañía. Tras haber sido pesador, pesador-apuntador y anotador, hace menos de un mes ha pasado a ser el responsable de la venta de producto en origen.

Ángel Barranco García es, por tanto, un profundo conocedor de Agroponiente y un vivo ejemplo de la filosofía de apuesta de la empresa por sus trabajadores como vía para conseguir un mejor servicio al cliente, a través de profesionales que alcanzan gran experiencia en sus puestos y un alto grado de conocimiento en sus tareas.

Como responsable de la venta, Barranco piensa que “lo más importante de mi trabajo es que la venta vaya fluida, rápida, sin problemas y que todo el mundo se vaya satisfecho, tanto el que compra porque lo ha hecho a un precio adecuado y con género óptimo, como el agricultor, porque haya obtenido un reconocimiento satisfactorio por su trabajo”.

angbarranco
Ángel Barranco, Subastador de Agroponiente La Redonda y Guardias Viejas.

Es el ejemplo más claro del papel de una empresa como Agroponiente, en cuanto a su papel de interlocutor entre el campo y el mercado, entre la producción y la distribución. “Estamos entre los agricultores, que son clientes-proveedores, y los clientes finales, que también son clientes. Tenemos que estar ahí mirando los intereses de ambos y propiciando el entendimiento y el funcionamiento fluido de ambas partes. En ocasiones, eso es complejo porque cada parte tiene sus intereses. Para eso contamos con nuestros comerciales y con una gran experiencia”, explica.

Mismo equipo

Para Ángel, es muy importante “la comunicación y la información, el conseguir dar las explicaciones adecuadas a todos los implicados en este proceso”. Y además hace hincapié en que es fundamental “que el agricultor sepa en todo momento que formamos parte del mismo equipo”.

En sus propias palabras, “nuestra labor con el agricultor incluye explicarle lo mejor posible las razones de cómo se han producido las ventas. Está claro que el agricultor quiere conseguir un buen precio, pero ese mismo objetivo es el que tiene la empresa. Y luego está el mercado, que tiene sus normas, sus intereses y su manera de funcionar. Conocerlo a fondo es primordial para poder conseguir los objetivos marcados”.

“Es importante explicar al agricultor que la empresa tiene los mismos intereses que él.”

Por todo esto, está convencido de que en Agroponiente “le damos valor añadido al agricultor: le damos seguridad, la seguridad de que nunca ha habido quejas con respecto a retrasos en los pagos. Esto es un negocio y es fundamental tener seguridad en el trabajo y en el cobro. Puede haber errores en cualquier parte del proceso, pero el agricultor está seguro de que ésta es una empresa solvente y que, además, ante los problemas, ofrece soluciones que resultan satisfactorias”.

angel-barranco
Ángel Barranco, Subastador de Agroponiente La Redonda y Guardias Viejas.

26 años de cambios

En su trayectoria en el sector, Ángel ha vivido muchos cambios. En realidad, “todo ha sido un puro cambio, una constante evolución”, afirma, para profundizar en el tema asegurando que “son cambios que van acordes con los tiempos. La propia empresa ha cambiado con los tiempos: han cambiado las cajas, donde hemos ido siempre a la vanguardia, innovando los envases en función de lo que pedían los mercados. Ahora va todo paletizado y mecanizado, se ha pasado de trabajar a mano a hacerlo todo mecánico. Hemos ido en cabeza en todo lo referente a innovación, incluyendo las infraestructuras en la nave”.

Y cambiado también el agricultor, que “en estos 26 años, se ha modernizado y adaptado a las nuevas tecnologías. Igualmente, se ha producido un relevo generacional, han ido incorporándose nuevas generaciones y se ha avanzado mucho en innovación en todo, en el trabajo en el campo y también en la manera de relacionarse con empresas como la nuestra”.