Agroponiente duplica la superficie de cultivo Global GAP

Agroponiente, fiel a su filosofía de mejorar las garantías de calidad y seguridad alimentaria de sus productos y procesos, ha culminado una estrategia encaminada a incrementar de manera notable la superficie y el número de fincas certificadas bajo el sello de calidad ‘Global GAP’. Se trata de la certificación de calidad más importante del mundo para las fincas de cultivo, demandada en la práctica por la totalidad de los clientes en el mercado.
De esta manera, desde la finalización de la pasada campaña y hasta el momento, la compañía ha aumentado el número de fincas como la superficie de cultivo certificadas por Global GAP superando los 600 agricultores con sus respectivas fincas de cultivo.
Global GAP es la principal certificación de cultivos en finca del mundo y una referencia en cuanto a las buenas prácticas agrícolas, además de ser un sello exigido por muchos de los principales clientes europeos del negocio agroalimentario. Así, Global GAP, cuyas siglas significan, en inglés, ‘Buenas Prácticas Agrícolas’ (Good Agriculture Practises), es un sello de calidad y garantía que certifica aspectos como determinados requisitos de higiene, seguridad de los trabajadores en la finca, seguridad alimentaria y buenas prácticas agrícolas en general.
AngelLopez
Ángel López, Director Departamento Técnico Agroponiente.
Agroponiente tiene fincas certificadas por Global GAP en los nueve productos con los que trabaja, a saber, tomate, pepino, pimiento, calabacín, berenjena, judía, col china, melón y sandía y, como expresa sudirector técnico, Ángel López, “lleva años trabajando para ofrecer a nuestros clientes garantías externas y objetivas de la calidad y la seguridad alimentaria de nuestros productos. Nuestras instalaciones están certificadas desde hace años con diferentes sellos a nivel internacional, pero el reto también está en la certificación de las fincas en buenas prácticas agrícolas y, tras el esfuerzo de los últimos meses, hemos conseguido un avance importantísimo triplicando la superficie auditada y certificada”.
Además, López añade que “a pesar de que llevamos años trabajando en este sentido, de cara a esta campaña se ha realizado un esfuerzo general en la empresa, tanto desde el punto de vista del agricultor como desde el departamento Técnico de Agroponiente, para que Global GAP haya certificado que, efectivamente, nuestras fincas reúnen los requisitos necesarios para obtener este importante certificado, que es una de las demandas más extendidas hoy día en los mercados de todo el mundo”.
Agroponiente, de esta manera, ha experimentado un nuevo avance importante en filosofía de garantizar al máximo la calidad y la salubridad de sus productos, para lo cual posee una estructura de trabajo colaborativo entre los integrantes de sus departamentos Comercial y Técnico y los propios agricultores, a través de la cual se trazan las líneas que conducen a mejorar las condiciones de cada finca y convertirlas en óptimas en cuanto a garantías de seguridad y salubridad, lo cual es el elemento clave para obtener la certificación Global GAP.