Recomendaciones para el cultivo ante la llegada del frío

Un año más, los fríos han llegado a la provincia de Almería y, con ellos, la necesidad de prestar unas atenciones especiales a los cultivos en relación a su tratamiento ante el cambio de temperaturas.

Como es habitual, el Departamento Técnico ha comenzado una campaña especial de cara a los agricultores, encaminada básicamente a recordar la necesidad de tomar estas precauciones climáticas en el desarrollo de los cultivos, a fin de aprovechar esta época del año en la que existe una mayor demanda de producto en Europa y seguir manteniendo el alto nivel de calidad en el género.

De esta manera, el Departamento Técnico está haciendo especial hincapié en estos días, ante la llega del frío y como precaución ante posibles heladas en un horizonte de medio y corto plazo, en aspectos como el cierre de bandas y ventanas, dejando un espacio abierto para incrementar la humedad existente en el invernadero sin ocasionar el fenómeno de que haga más frío dentro de él que fuera, es decir, lo que se conoce como inversión térmica.

Además, cuando la temperatura sea especialmente fría, es conveniente prestar especial atención al manejo de las bandas para regular ventilación. Por la tarde, es conveniente cerrarlas, dejando un cuadro abierto para favorecer el intercambio de gases y abrirlas por la mañana temprano para evitar la inversión térmica y ventilar rápidamente la condensación de agua. El fruto no debe estar mucho tiempo mojado para evitar el microcracking. Se aconseja entresacar hojas para favorecer el secado rápido del mismo y que entre mejor la luz para la maduración. También es importante reducir las frecuencias de riego y aumentar la concentración de abono en el suelo, subiendo conductividades en los abonados.

Igualmente, se está recomendando que, cuando lleguen los fríos más extremos e incluso las heladas, se lleven a cabo riegos nocturnos desde las diez u once de la noche, utilizando abono o ácidos húmicos. El objetivo de esta medida no es otro que el de conseguir la condensación de agua en el plástico, lo cual supondrá una barrera para el frío

Como medida complementaria a ésta, se está recomendando realizar, la tarde anterior, un tratamiento con abonos foliares, con algas o aminoácidos, a fin de salinizar e hidratar las plantas y dificultar que resulten quemadas por el frío seco. Y acto seguido, a la mañana siguiente, volver a bajar las bandas para provocar la salida del exceso de humedad. Esto puede hacerse a las ocho o nueve horas tras el riego nocturno.

También es importante tener cuidado de no quemar paja o cualquier otro resto en el invernadero, puesto que el exceso de humo puede asfixiar a las plantas. Y por último, es recomendable aplicar enraizantes y aminoácidos por riego, para conseguir una rápida recuperación de la raíz.

Desde el Departamento Técnico se aconseja, además, consultar con la empresa para cualquier tipo de duda o incidencia relacionada con el frío, las heladas o cualquier otro contratiempo que pueda afectar al cultivo.