Almería, la despensa de Europa… los doce meses del año

Estamos en agosto y, los que nos dedicamos al negocio de la exportación hortofrutícola, sobre todo en la provincia de Almería, tenemos claro que los veranos ya no son lo que eran.

Almería ha sido, durante mucho tiempo, la ‘despensa de Europa’ en invierno; y lo sigue siendo. Pero nuestra realidad productiva y comercial en época estival era muy diferente: la producción disminuía de manera sobresaliente, muchos almacenes incluso cerraban durante varias semanas o incluso meses, las subastas disminuían su nivel de comercialización de forma radical e incluso algunas se cerraban o trabajaban varios días en semana y no todos y, en general, los grandes operadores nacionales e internacionales centraban su actividad en otras zonas productivas.

Pero la realidad cambia, los negocios evolucionan y los sectores se transforman. Y en lo que afecta a la realidad productiva de Almería en verano, la situación se ha modificado notablemente, puesto que ahora esos mismos operadores buscan empresas solventes, serias y de confianza y que, además, sean capaces de garantizarle la producción de determinados productos durante los doce meses del año.

La experiencia de este verano está confirmando la tendencia de otros anteriores, es decir, que la producción estival de Almería está aún bastante lejos de su techo en cuanto a capacidad de absorción por parte del mercado.

Gracias a un trabajo serio, constante y profesional, se ha conseguido que empresas de gran potencial en los mercados internacionales se convenzan de que Almería es su proveedora para todo el año y, sobre todo, que tenemos agricultores capaces de asegurar la máxima calidad en sus doce meses.
Ello, lógicamente, también se traduce en un reconocimiento económico, tal y como se está demostrando este verano en determinados productos, que están alcanzando incluso mejores cotizaciones que en determinados momentos del invierno.

El trasfondo de todo esto es, una vez más, la mentalidad de estar muy atentos a lo que pasa ‘ahí fuera’, de reforzar la capacidad de escuchar a los clientes, de aprender de los mercados y de visualizar estratégicamente la evolución del sector. Algo que venimos haciendo en Agroponiente desde hace muchos años, gracias a lo cual hemos sido capaces, modesta y humildemente, de adelantarnos a situaciones del mercado y a ofrecer a los clientes soluciones que nos han permitido atender las demandas del agricultor.

Y algo que, además, nos ha permitido darnos cuenta del potencial que tiene el verano para la agricultura almeriense, una realidad de la que ya nos dimos cuenta hace años y sobre la que, ahora, ya podemos advertir que va a profundizarse en adelante. Sin duda, por el bien de todos y sobre todo en beneficio de nuestros agricultores, hemos de seguir trabajando en que Almería sea la despensa europea durante los doce meses del año.