El servicio está directamente relacionado con la empatía

Cuando escucho hablar del término ‘servicio’, siempre me viene a la cabeza otro que para mí es análogo o, por lo menos, está relacionado: ‘empatía’. En mi opinión, y según mi experiencia profesional, el servicio está directamente relacionado con la empatía o, más bien, depende en buena parte de ella.

La empatía es, básicamente, la capacidad de las personas de ponernos en la posición de nuestro interlocutor, como método para poder comprender sus problemas, sus anhelos y sus deseos y establecer un tratamiento desde el punto de vista de la interacción y la interrelación.

Cuando esas relaciones están marcadas por el negocio y el servicio, la empatía pasa de ser una herramienta de interactuación a un instrumento básico de mejora del mismo y de satisfacción del cliente.

En los años que llevo en Agroponiente, la primera lección que aprendí, pero también la que el día a día me hace repasar y actualizar día a día es la de la filosofía de servicio y, por tanto, el empleo de la empatía como elemento para el tratamiento del cliente.

Desde mi posición en el Centro Logístico de Palomares (Cuevas del Almanzora), en el Levante almeriense, hemos tratado, y creo que en buena medida conseguido, de implantar un modelo de relación con el cliente basado en conocer sus necesidades, comprenderlas y sentar las bases y establecer los procedimientos para poder satisfacerlas.

Se trata de mantener un trato muy directo, constante y cercano con el agricultor, a través del cual conocemos sus necesidades y, por ejemplo, les brindamos la limpieza de envases, el asesoramiento técnico permanente y personalizado, un servicio de carga y descarga con el compromiso de que el agricultor no tiene un tiempo de espera superior a los 20 minutos, el conocimiento de su precio de venta al instante y vía mensaje SMS, el abono de los pagos cada semana y, por supuesto, la ventaja de haber acercado su punto de entrega de producto a su finca, a través de esta inversión en la zona de Cuevas del Almanzora, tal y como la empresa ha hecho en otras diversas áreas de cultivo.

Pero el mensaje principal de este afán de ‘empatía’ de Agroponiente para con sus agricultores es, sobre todo, la escucha permanente y constante, es decir, nuestro compromiso de prestar la máxima atención, cada día, a las preocupaciones, demandas y necesidades de nuestros agricultores. Es nuestro compromiso, nuestro más evidente y profundo sello de calidad.