El valor del agricultor

No hay cosa que me guste más que escuchar con atención  hablar a un agricultor que lleva toda la vida dedicado a la agricultura, cuando me cuentan sus experiencias vividas de las que nunca dejo de aprender, de cómo ha cambiado la agricultura, de cómo fruto de su esfuerzo ha podido sacar adelante a toda la familia.

Estamos ante un cambio generacional en el campo, vemos diariamente como aquellos agricultores que empezaron sus andaduras en los años 60-70 dejan su legado  a las nuevas generaciones que toman las riendas del negocio familiar.

Estos nuevos empresarios nos trasladan al departamento técnico tanto sus ilusiones como sus inquietudes, colaboran estrechamente con nosotros,  conocen que el sector agroalimentario es un sector vivo, muy cambiante, y están concienciados en hacer todo lo que está en sus manos para mejorar su sistema productivo.

Desde el departamento técnico tenemos plena confianza en estos jóvenes, sabemos que son una apuesta segura para el futuro tanto por su dedicación como por su formación e    intentamos ayudarles a estar al día con los nuevos cambios que se van produciendo en el sector.

Aunque sabemos que el éxito del agricultor depende de muchas variables, desde el departamento intentamos minimizar todos aquellos factores negativos que puedan influir en el resultado final, como puede ser una correcta elección varietal, para lo cual asesoramos sobre las nuevas variedades y cuáles son las fechas más apropiadas para las mismas; problemas técnicos que puedan surgir en el cultivo, previendo las posibles plagas y enfermedades  y asesorando en campo los productos a utilizar; aconsejamos  el momento óptimo y tamaño de recolección, así como el tipo de envase más apropiado según nos marcan nuestros comerciales.

Nuestra intención  va en la línea de  darle tanta  importancia a la calidad  del producto como la  calidad  del sistema productivo, es decir, a la forma que tenemos de producir, obteniendo una garantía de seguridad alimentaria certificada, un respeto medioambiental, social y laboral, para lograr un sistema productivo sostenible, que es un valor añadido que  actualmente demandan los mercados. Desde esta línea, nosotros nos encargamos de que todo este sistema obtenga  las certificaciones de calidad exigibles para estar a un máximo nivel competitivo, como son Globalgap, ISO 9001, Graps, Nurture, BRC, IFS, y Producto Ecológico.

Desde este medio de difusión rompo una lanza por todos los agricultores de Agroponiente, que han sido emprendedores y que han decidido dedicarse a la producción agrícola bajo plástico, para  darles mi apoyo y mi gratitud y  para que juntos sigamos trabajando de la misma forma que lo estamos haciendo.