Invertir en formación es el mejor recurso para mejorar el desarrollo profesional

Un equipo de trabajo bien formado, incentivado, que renueva sus habilidades y conocimientos regularmente y con ambición por saber más y ser más eficiente en sus labores es una garantía de excelencia, crecimiento y satisfacción de nuestros agricultores y clientes. Agroponiente es una empresa que se toma muy en serio la formación, como herramienta de mejora y desarrollo profesional.

Agroponiente está continuamente inmersa en planes de formación interna, cuyo objetivo fundamental es trasladar a todos los ámbitos de nuestra plantilla profesional, a todos nuestros empleados, los conceptos más importantes de la filosofía de la empresa: bondad, respeto, solidaridad, y trabajo en equipo, para conseguir la excelencia en la relación con nuestros agricultores y clientes.

Un plan de formación que es continuo a otros que llevamos desarrollando durante años, pero que en este caso persigue extender esa filosofía corporativa a todos los centros de trabajo, profesionales y áreas de la compañía.

Es de resaltar el importante crecimiento que ha experimentado la empresa en los últimos años en todos los sentidos, incluyendo el número de centros de trabajo y el grosor de la plantilla. Nuestro plan de formación es fundamental para conseguir una unificación de criterios a la hora de plasmar nuestra filosofía corporativa. Y la verdad es que estamos muy satisfechos y al mismo tiempo ilusionados de cómo está funcionando esta estrategia formativa y, sobre todo, de la respuesta de nuestros profesionales. Además, se incluyen planes de igualdad y conciliación familiar en todos los ámbitos de la empresa.

Como ejemplo, en las últimas semanas han estado inmersos en este proceso todo el área de confección, desde el departamento Comercial y los responsables de cada uno de los almacenes, hasta el personal de manipulación y envasado de toda la compañía, así como el personal de logística tanto de almacenes de confección como de venta en origen, con programas diferentes cuyos contenidos se han adaptado a las necesidades de cada departamento y a las características de sus profesionales.

Una estrategia que supone una importante inversión para la compañía, pero que es considerada como eso, una inversión y no un gasto; ya que estamos mejorando nuestra calidad en el servicio al agricultor y al cliente y, por tanto, estamos invirtiendo en la fortaleza, la eficiencia y la excelencia de nuestra empresa. Nuestros profesionales son un importante capital a la hora de que nuestros agricultores y clientes consigan sus objetivos con nosotros. Y en ello vamos a seguir invirtiendo de manera decidida y convencida.