Innovación, servicio y soluciones

Pasó el verano y arrancamos una nueva campaña, aunque ya es sabido que las campañas se suceden una tras otra sin paréntesis alguno; en el negocio hortofrutícola no se puede descansar por una razón muy sencilla: la gente necesita alimentarse todos los días.

Posiblemente, en esa reflexión esté encerrado gran parte del espíritu de Grupo Agroponiente. Un amigo, cliente, suele decirme que más que agricultores, comerciales, vendedores o compradores, para él somos simplemente solucionadores de problemas.

Y posiblemente sea así. La campaña 2014 viene marcada por las incertidumbres del veto de Rusia a los productos de la Unión Europea, como la pasada lo estaba por el Virus Nueva Delhi y otras lo han estado por los problemas en precios, el Virus E.Coli, la implantación del control biológico y mil y un retos y problemas que hemos tenido que superar.

¿Qué va a suceder este año? Ciertamente no lo sabemos, pero estamos seguros de que, en Agroponiente, buscaremos y posiblemente encontraremos soluciones, mejores o peores, para que nuestros agricultores comercialicen su género y nuestros clientes encuentren lo que buscan.

Es por ello que estamos tan obsesionados por la calidad, por el servicio, por la innovación y por la búsqueda de respuestas ante las demandas del campo y de los mercados. No es ningún capricho, sino que estudiamos todos los días de forma exhaustiva todas las partes y ámbitos del proceso comercial hortofrutícola, al objeto de poner en marcha soluciones imaginativas, rentables y eficaces, independientemente del esfuerzo que ellas conlleven por nuestra parte.

Un buen día nos dimos cuenta de que tenemos agricultores que quieren cultivar producto todos los días del año y de que tenemos clientes que demandan género siempre también; y nuestra solución fue organizar la empresa para que pudiéramos dar respuestas a ambas expectativas, con acciones innovadoras como la planificación, rotación y deslocalización de la producción. El resultado es que llevamos varias campañas sirviendo producto todas las semanas del año.

Otro día nos percatamos de que nuestros clientes necesitaban envases manejables, que permitiesen ver el 100% del género que va dentro, que no supusieran un problema una vez usados y que contribuyesen a la que el producto llegue lo más fresco posible al consumidor; y al mismo tiempo que nuestros agricultores estaban dispuestos a participar en la confección del producto, si ello les hacía mejorar su valoración económica. Y así nació nuestra gama de envases de plástico de un solo uso, hoy implantada en el sector, con visibilidad total del género del interior, mucho más ligeros que los anteriores, no retornables y adaptados a la confección del producto en la finca, lo cual supone que apenas tiene que pasar tiempo en nuestras instalaciones. Conclusión: las hortalizas llegan más frescas, con menos tiempo de vida tras ser recolectadas y el agricultor mejora su rendimiento al dejar terminado el producto en su invernadero.

Hace poco, hemos ido detectando que los mercados andan a la búsqueda de productos nuevos, cuya  característica fundamental es el sabor. Y por ahí empezamos una línea de productos de sabor que bautizamos como ‘Gold Quality by Agroponiente’, que ya es solicitada por muchos de nuestros clientes y que, a la calidad y la solvencia comercial, le añade una apuesta especial y profunda por el sabor. Una línea que tiene su mayor hondura en el tomate, pero que también se está trabajando en berenjena o en algunos tipos de pimiento.

Y así ha ido ocurriendo con todo en estos 27 años que Grupo Agroponiente tiene de vida. Y en este vigésimo séptimo año, hemos emprendido importantes cambios en la estructura de la empresa, en su fisonomía y en sus instalaciones, pero siempre bajo el mismo patrón que nos ha mantenido vivos, ahora que vamos camino de las tres décadas; un patrón basado en la calidad, el servicio y la atención a clientes y agricultores, la innovación para no dejar de encontrar respuestas a las demandas y la capacidad de adaptarnos a cualquier situación para mantener la fidelidad de todos ellos, que apuestan por nuestra enseña.