Italia, un mercado en crecimiento que pide calidad

Desde mi trabajo de comercial de la subasta de Agroponiente, en las últimas campañas estoy viviendo una experiencia muy interesante con el mercado italiano. Me gustaría aprovechar este canal de comunicación para trasladar algunos conceptos que considero interesantes acerca de este mercado, no sólo por lo que suponen en particular, sino por lo que trasladan acerca de las tendencias en los mercados en general.

Italia es un mercado en el que nuestra empresa, Agroponiente, ha crecido en los dos últimos años de manera importante, alrededor de en un 500%. Un crecimiento que no nos priva de recorrido, es decir, que nos permite seguir aumentando aún más el volumen de producción destinado a sus clientes. Podemos seguir creciendo en Italia y sin duda es ésta una buena oportunidad que debemos aprovechar.

Yo diría que la característica fundamental del mercado italiano es la búsqueda de la calidad. En general, podemos decir que no se trata de un mercado de precio sino de calidad, un mercado en el que se buscan determinados parámetros más allá del coste de la mercancía.

Eso nos permite situarnos por encima en cuanto a la oferta y competir no sólo por precio sino también por otros factores que nos permiten una mejor valoración de nuestros productos. No podemos engañarnos: el precio es un parámetro que sigue siendo fundamental en el negocio hortofrutícola, pero encontrar nichos de mercado en los que se valore algo más supone que se puede competir sin necesidad de mermar la cotización de nuestros productos.

Además es un mercado que se adapta muy bien a la producción española, puesto que sitúa la garantía por encima de todo, no confiando en determinados países terceros que no terminan de asegurar determinados parámetros en aspectos clave del producto hortofrutícola, como la calidad o la seguridad alimentaria, así como las garantías técnicas y tangibles de ambos conceptos.

Estamos, pues, ante un mercado muy interesante para nuestra empresa, pero sobre todo estamos ante un ejemplo del tipo de nichos de mercado que nos permiten seguir progresando en nuestra idea de plantar en el negocio una imagen de marca caracterizada por la calidad y la garantía, para aquellos clientes que estén dispuestos a invertir en ella. Ése es nuestro trabajo, un trabajo en equipo en el que participamos todos: la empresa, el departamento comercial, el técnico y también, por supuesto, los agricultores.