La evolución del sector hortofrutícola

Así, sin darnos cuenta, uno ha cumplido 18 años. En realidad, he pasado más parte de mi vida en esta empresa que antes de entrar en ella. Empecé como mozo de almacén, luego como cajero y más tarde como ayudante del jefe de almacén, para terminar con esa responsabilidad que desarrollo ahora mismo.

Hemos cambiado todos, no hay más que mirarse al espejo cada mañana, y ha cambiado también el sector hortofrutícola, los clientes, la forma de cultivar, las exigencias, la tecnología y la innovación; ha cambiado todo. Y mucho.

Hoy en día, la tecnología nos permite conocer al instante el volumen de producto y de cada variedad que tenemos disponible para poder trabajar en el almacén, las demandas de cada cliente, las características de la producción de cada partida y agricultor y los tiempos de ejecución para cada tarea.

La tecnología nos permite atender mucho mejor a cada cliente y a cada agricultor y posibilita que la empresa funcione con agilidad, rapidez, solvencia y eficacia.

También han mejorado las instalaciones, los almacenes y las prestaciones que tiene cada uno de ellos, la maquinaria y las diferentes líneas de trabajo, la logística y organización del trabajo y también nuestra formación y preparación, la de los trabajadores.

También ha cambiado el volumen de producción. Por lo que quiera que sea, seguramente por el buen trabajo realizado, por la calidad de los agricultores, por la confianza de los clientes, por la preparación de los trabajadores y sin duda por manera de trabajar en la empresa, Agroponiente ha crecido de manera notable en estos 18 años.

En esta campaña hemos trabajado con unos 90 compañeros en el almacén de Níjar y lo mejor que se puede decir es que la organización ha funcionado a la perfección y la identificación de cada uno de ellos con la filosofía de Agroponiente ha sido muy positiva.

Seguramente, sin todos estos factores, no hubiera sido posible que nuestra empresa hubiera alcanzado el grado de servicio al agricultor y la capacidad de respuesta que cada día demostramos ante las necesidades de nuestros clientes.

El reto es mantener ese nivel y buscar las fórmulas incluso para seguir incrementándolo. Porque, en estos 18 años, si hay algo que he aprendido en Agroponiente es que siempre se puede seguir creciendo, seguir mejorando.