Melón plantado: un momento clave de la campaña

Inicio del mes de marzo. Ya estamos plantando el cultivo del melón en el campo almeriense. Es un momento importante para muchos agricultores de nuestra tierra, o mejor dicho, el inicio de un período del que va a depender, en parte, el signo de la campaña.

Pero además de ello, también va a depender otras cosas, igualmente importantes, como por ejemplo la consolidación del sello de identidad y del prestigio del melón de Almería en los mercados y entre los ‘marquistas’ y los principales comercializadores de este producto.

En los últimos años, el melón de Almería ha recuperado gran parte del prestigio que había perdido, debido a malas prácticas, poco cuidado en el desarrollo del cultivo y la elección del momento de corte y, en general, actitudes no demasiado profesionales.

Los almerienses nos hemos dado cuenta de la importancia de cuidar este producto y la realidad es que todos nos hemos puesto las pilas, desde los productores de semillas hasta las propias empresas comercializadoras, pasando, por supuesto, por los agricultores, en mi opinión, los grandes artífices de esta recuperación.

Es por esto que resalto el hecho de que, a partir de ahora, del momento de la plantación, empieza un período en el que el cuidado de los detalles es muy importante. Hemos elegido la variedad que hemos creído más adecuada, hemos cerrado (o estamos cerrando) el momento de la plantación y, desde ahora, es muy importante el trabajo en equipo entre el agricultor y los técnicos de las empresas, que como en nuestro caso, en Agroponiente, nos van trasladando las demandas del mercado, supervisando todo el proceso productivo y marcando los calendarios para intentar obtener la máxima rentabilidad, por la vía de la respuesta milimétrica y eficiente a esas demandas de los clientes.

La guinda al proceso será la elección del momento de corte. Como recalcamos cada año, aquí en Agroponiente ese momento lo designan nuestros técnicos y lo realizan nuestros cortadores profesionales. Es la mejor manera de acertar en la diana, de ir de la mano del mercado para satisfacer sus necesidades y, de paso, mejorar la rentabilidad de nuestra producción.

Es momento de abrir bien ojos y oídos… como bien saben todos nuestros agricultores; la profesionalidad ya la llevamos puesta… como saben nuestros clientes.