Producción de verano al aire libre: un reto conseguido y consolidado para Agroponiente

Cuando una empresa como Agroponiente supera los 300 millones de kilos comercializados al año, trabaja con los más importantes operadores comerciales de Europa y sirve producto a diario a la práctica totalidad del continente, el servicio, la disponibilidad total y la capacidad de responder a las demandas del cliente es un elemento absolutamente fundamental.

El reconocimiento que esos operadores y clientes tienen hacia Agroponiente y hacia sus agricultores supone un ‘estatus’ que hay que mantener y ello obliga a ofrecer siempre el mismo y alto nivel de servicio y de calidad.

Por ello, hace cuatro años arrancó en Agroponiente un proyecto que pretendía garantizar el suministro de producto a nuestros clientes durante los doce meses del año. Tras un estudio profundo de la situación, comprendimos que ello iba a suponer buscar nuevas zonas productivas durante determinados meses del año, principalmente los de más calor.

En este afán de servicio al cliente, pero también de garantizar la confianza de éstos en nuestra labor y, por tanto, fidelizarlos como clientes para nuestros agricultores, nació este proyecto de cultivos de verano al aire libre.

Han pasado cuatro años y hoy podemos decir que el proyecto está completamente consolidado, con cinco centros de recogida funcionando y un sistema de producción, normalización en origen, recogida y traslado del producto, que funciona cada día uniendo diferentes puntos de la geografía de Almería, Granada y Jaén, partido de zonas de cultivo altas, en la sierra.

La apuesta ha sido y va a seguir siendo la de avanzar en la producción al aire libre y en mallas, aprovechando el tremendo potencial de estos territorios y trasladando hasta allí nuestro sistema de tecnificación y de ‘producto terminado’ en finca, con tipificación y normalización incluida.
Para ello, Agroponiente ya tiene funcionando centros de recogida de producto en Gérgal y Canjáyar (Almería), Pozo Alcón (Jaén) y Zafarraya (Granada).

Durante los meses de verano, en la zona de Zújar, producimos tomate pera; en Pozo Alcón y Padul pimiento de una grandísima calidad; en Zafarraya principalmente calabacín, tomate verde y otros productos; en Gérgal, especialidades como tomate negro o cherry de diferentes colores, bajo formato de cultivo en malla; y en Canjáyar, una amplia producción de judía de calidad, así como guisante y tirabeque en cultivo tras el verano.

Muy pronto, a partir del mes de mayo cuando llegan las primeras producciones de Zújar, empezará a ponerse en el mercado todo este producto procedente de estas zonas productivas, que se extenderá durante todo el verano, conformando una operativa ya muy consolidada de traslado del producto cada día hasta nuestras instalaciones centrales, que nos sirve para cerrar el ciclo de producto durante todo el año y mantener nuestro sistema de comercialización en origen durante todo el verano.

Una vez más, Agroponiente lo ha conseguido, innovando, pensando con mentalidad de clientes y con alma de agricultores, sabiendo que nada es imposible y blandiendo la mentalidad de ‘si se puede hacer, Agroponiente lo hará’.