Servicios, compras, innovación y vivencias

Llevo trabajando en Agroponiente desde hace bastantes años y, desde hace algunos, mi responsabilidad es el Departamento de Compras. Antes, he estado escuchando hablar de Agroponiente prácticamente desde que tengo uso de razón. Y siempre que he escuchado ese nombre, inmediatamente unido a él ha llegado un concepto omnipresente: el servicio al agricultor.

Es una filosofía, un modo de entender y de desarrollar una empresa, que lo preside todo, que cualquiera percibe a los cinco minutos de estar en nuestra empresa y que cada cual ha de amoldar a sus responsabilidades a sus tareas y a su trabajo.

En Agroponiente, cada uno hemos de desarrollar nuestra labor pensando siempre en qué decisiones y criterios serán los más convenientes y los más adecuados para beneficiar al productor. Así ha sido desde que se fundó esta empresa, hace ya 27 años, y así sigue siendo hoy, en el día a día.

En el Departamento de Compras, nuestra función es gestionar los aprovisionamientos de la empresa, es decir, trabajar de manera continua en cada uno de los segmentos en los que Agroponiente necesita materiales, productos, servicios o mercadería para realizar su trabajo, con el objetivo de detectar las mejores oportunidades valorando criterios como la calidad, la solvencia, la economía y las efectividad.

Una buena compra, por parte de Agroponiente, redunda en un buen servicio a nuestros agricultores, a los que hay que brindar productos de calidad, pero además también instrumentos que nos permitan darles también un servicio de calidad.

Y dentro de todo ello, no podemos olvidar otros conceptos cruciales: la modernización y la innovación. Los procesos productivos y comerciales necesitan de una importante inversión en modernización y una clara vocación innovadora. En Agroponiente no lo perdemos de vista y nuestra filosofía orienta el cumplimiento de las tareas de cada departamento siempre bajo el paraguas de estos dos conceptos. En compras, por lo que a nosotros nos atañe, la filosofía innovadora es uno de nuestros pilares de actuación.

La maquinaria, los envases, los vehículos y todo tipo de instrumentos de trabajo y el material de nuestros profesionales ha de estar siempre en perfecto estado de revista, responder a nuestros estándares de calidad y, además, siempre que se cumplan todos estos criterios, ser adquiridos con criterios de ahorro y economía.

En los años que llevo trabajando en esta empresa, y en los anteriores a ingresar en ella, no he dejado de escuchar la importancia que tiene y que hay que conceder al agricultor en este negocio. Como filosofía, está muy bien; pero lo más importante es la capacidad de llevarlo a la práctica, de montar una empresa de las dimensiones de Agroponiente y no dejar de tener nunca en mente que todo este negocio rueda gracias a que es impulsado, desde la base, por los hombres y mujeres que cada mañana se levantan muy temprano para cuidar sus fincas y para mimar sus productos.

Éstas son las vivencias que nos han posibilitado conseguir que Agroponiente tenga hoy la forma y la proyección que tiene.